DESTACADASSALTA

Sáenz 1, el señor del Tabaco 0

Compartir

Tras sus expresiones públicas sobre los perjuicios que generaba eximir al señor del Tabaco del pago de impuestos, dueño de la empresa Sarandí, el gobernador Gustavo Sáenz ganó la pulseada y logró imponer su moción en Diputados, e incorporar su tratamiento en la media sanción que ayer obtuvo el proyecto que deberá ser abordado en el Senado.

Hasta la tarde del lunes, el primer mandatario salteño había mencionado que el impuesto al tabaco es un impuesto copartipable que contribuye además a los fondos de ANSES.

«Es el comienzo del fin de un privilegio tan inaceptable como inexplicable, el de una empresa que evadía impuestos con la complacencia de muchos, perjudicando a millones, a economías regionales y a miles de puestos de trabajo. Más hechos y menos palabras…», señaló el mandatario en un posteo de la red social X. 

El proyecto original, que se abordó en enero y se retiró en febrero en Diputados, fue incluido tras la aprobación de la Ley Bases y previo al tratamiento del capítulo fiscal. El texto manifiesta que el llamado Impuesto Interno al Tabaco pasará -en caso de que la norma sea aprobada por el Senado- del 70% al 73%.

También debe señalare, que la votación por los cambios fue la más pareja de la jornada: 82 votos a favor y 77 en contra.

 “Una muestra de que los consensos no son una mala palabra; sirven para beneficiar al país, dejando de lado mezquindades, intereses e ideologías. Por un país sin privilegios ¡Viva la Patria! 🇦🇷 #Federalismo”, sentenció el mandatario salteño, celebrando la victoria parcial, que ahora deberá llevar al Senado, adonde no cuenta con ningún legislador de su espacio.

Días atrás y con la intención del resultado obtenido, el jefe de estado provincial, había descripto en un posteo a través de la red social  X: “La lista es larga. Gracias a este privilegio se evade el equivalente a 1 billón de dólares por año en concepto de Impuestos Internos; es decir 0,2 puntos del PBI. Como los Impuestos Internos se coparticipan en su totalidad, estamos ante un problema federal, no sólo de las provincias del Norte. Las provincias dejan de ingresar unos US$ 600 millones y el Tesoro US$ 400 millones al año. Buenos Aires, por ejemplo, que no tiene ni una planta de tabaco en una maceta, pierde a razón de US$ 60 millones promedio anual desde 2018.”.

Sáenz, también había explicado bajo esta misma modalidad: “Hay que sumar a nuestros jubilados: 7% del precio de cada paquete de cigarrillos se destina enteramente al ANSES a través del Fondo de Asistencia Social (FAS). Sólo en 2023 se dejaron de recaudar 115 millones de dólares por este tributo. A valores actuales son 600 mil jubilaciones mínimas que podrían cubrirse anualmente con sólo enfrentar los intereses de una persona. Ni hablar del sistema productivo: una economía regional de la que dependen más de 200 mil personas y exporta el 80% de su producción, en contraposición a los 40 millones de dólares por año que importa el Sr. Tabaco, sin comprar ni un kilo de producción local”.


Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *