DESTACADASSALTA

Los “tres mosqueteros libertarios” en el desaire político: ridículo y desaprobación

Compartir

Este jueves, el presidente Javier Milei recibió en la Casa Rosada al gobernador de Salta, Gustavo Sáenz, marcando una clara distancia de la reciente y polémica conducta de los legisladores de La Libertad Avanza: Emilia Orozco, Carlos Zapata y Julio Moreno. Estos legisladores, apodados los “tres mosqueteros libertarios”, se retiraron el pasado lunes del monumento al Héroe Gaucho, en un acto previo a la firma del Pacto de Güemes entre Sáenz y la vicepresidenta Victoria Villarroel.

La actitud de Orozco, Zapata y Moreno fue calificada de “tragicómica” por observadores políticos, especialmente tras la reunión cordial entre Milei y Sáenz, en la cual el gobernador salteño entregó al presidente el documento del pacto firmado también por los mandatarios de Jujuy, Catamarca y Tucumán. Este acuerdo contempla importantes obras de infraestructura, desarrollo humano y productivo destinadas al norte argentino.

La pregunta que ahora ronda en el ambiente político es: ¿fue la conducta de los legisladores una simple “pantomima amarilla”?, ¿un desesperado intento de buscar protagonismo?, ¿o un “pecado de juventud” de la ya no tan joven diputada Orozco y sus compañeros?

Lo cierto es que, en términos futbolísticos, los tres integrantes del “Trío Los Panchos” quedaron en “offside”. Esta movida política no ha sido bien recibida en las filas de La Libertad Avanza, y se espera que tengan que replantear su estrategia de aquí en adelante.

Buscar notoriedad puede tener consecuencias a corto, mediano o largo plazo. En este caso, el impacto de su acción ha sido efímero y podría resultar en sanciones o reprimendas para los “intrépidos legisladores”.


Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *