DESTACADASNACIONAL

Detenciones sin pruebas: Dictaron la falta de mérito para 28 de detenidos

Compartir

La jueza Servini de Cubría destrozó la acusación del fiscal Stornelli. Corroboró que las detenciones no fueron justificadas y señaló a la policía por las contradicciones de las actas y declaraciones. Aún hay 5 detenidos.

«No se les secuestró ningún elemento compatible con el hecho que se les imputa (máscaras, ondas, piedras, palos, etc)», señaló un tramo del fallo la magistrada.

Como ejemplo, puede tomarse claramente el testimonio de Ariel Leguizamón de Luca, de la policía porteña. Cuenta que estaba «en el escenario de los sucesos» y «materializó la detención de los imputados, pero con la salvedad de que no había sido él quien había intervenido en sus aprehensiones originales, ni tampoco había presenciado ninguno de los hechos que se les imputaba, sino que se limitó a recibir a las distintas personas detenidas por otros oficiales». Dice: «se presentó el subcomisario Sergio Ariel Ferrer de la Brigada 8, quien llevaba detenidos a Fernando Claus Leoney, Cristian Darío Ferreira y le dijo que ‘habían tirado piedras’ pero eso no podía confirmarlo personalmente pues no lo había percibido por él mismo, ni sabía a ciencia cierta quién podía hacerlo…» 

Cinco personas siguen detenidas

En el caso de los cinco imputados que siguen detenidos no existen elementos que hagan suponer el peligro de fuga o entorpecimiento.

Bajo la figura de «intimidación pública», se alega que la pena en expectativa es alta, una vieja teoría que impone una suerte de pena anticipada.  

A Cristian Valiente le atribuyen haber provocado disturbios y tener en su poder una granada de tipo «disuasivo». Cuando declaró, el hombre de 41 años dijo que la había agarrado del suelo para mostrarle a la prensa que las fuerzas utilizaban elementos vencidos (había expirado en julio de 2022). En rigor no era un arma de guerra ni la llevó de su casa. Era un aerosol para arrojar gases. Patricia Daniela Calarco Arredondo, del Movimiento Teresa Rodríguez, está procesada por incendiar bicicletas del gobierno porteño. No declaró. Facundo Gómez es el joven que estaba junto a una valla hablando por teléfono con su mamá. Había sacado, dijo, una foto al Congreso, pero no estaba en ningún lugar prohibido ni atacando a nadie (no hay imágenes de él, solo una deducción de los investigadores). David Sica es un hombre en situación de calle: quería acercarse a un lugar donde le dan de comer por la calle Bartolomé Mitre. Ahí lo detuvieron. Roberto María de la Cruz Gómez está acusado de tirarle objetos a la policía.  

Fuente: Página 12


Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *