Romero-Urtubey, ¿pacto de impunidad?

0

Tal como lo asegurara la 89.9 en agosto de 2016 la tan mentada enemistad con acusaciones cruzadas en medio de las elecciones por la gobernación de 2015, con un cúmulo de causas judiciales contra el ex gobernador y actual senador nacional, Juan Carlos Romero, se han ido diluyendo en el tiempo, dejando graves sospechas sobre la independencia de los poderes en Salta, la calidad institucional y la utilización del aparato mediático en manos del poder de turno. Tan atrás quedó la “vieja enemistad” montada en diversos expedientes y en el inescrupuloso uso de la Justicia salteña que el mismo Romero fue parte del show y el convite mediático que se instauró con el casamiento Urtubey-Macedo en Finca Las Costas. Por eso a muchos, no debe sorprenderles que con esos antecedentes Romero haya hecho explícito recientemente su apoyo a la candidatura de Juan Manuel Urtubey como Presidente de la Nación, manifestando casi imperativamente que la misma “es una candidatura que los salteños debemos apoyar…”

No está demás recordar que en 2015 Romero no sólo acusó a Urtubey de cometer fraude electoral sino que integró su fórmula con el actual diputado nacional Alfredo Olmedo, quién también hizo pública su decisión de competir por la Presidencia de la Nación.

Surgen así un par de interrogantes y también de respuestas que cualquier ciudadano podría darse con sólo observar el desarrollo de los hechos. ¿Qué razón tan importante hizo que Juan Carlos Romero le dé la espalda a su compañero de fórmula y decida apoyar sorpresivamente a Urtubey, quién no sólo puso en duda la transparencia de su gobierno sino que también impulsó la apertura de diversas causas en su contra?

Muchos aseguran que la repentina decisión del senador tiene que ver con un fallo de mediados del año pasado adoptada por la justicia salteña en referencia a la causa conocida como La Ciénaga, a la que el fiscal Rodolfo Villalba sorpresivamente no apeló. En dicha resolución los jueces Polliotto y Medina (Sala I del Tribunal de Impugnación), hicieron lugar a un planteo de nulidad presentado por la defensa del senador. Cabe recordar, que La Ciénaga es un proceso penal que comenzó en 2010 con una importante cantidad de familiares y ex funcionarios estatales vinculados a Romero a quienes se les imputa el delito de “peculado”.

A todo esto se suma la existencia de otra causa que preocupa al senador por delitos de corrupción, y que se mantiene “dormida” desde julio del año 2017, cuando la Corte Suprema de Justicia de la Nación resolvió que debía seguir en el fuero provincial. Se trata de la causa conocida como “El Hangar”, en la cual el ex gobernador se habría apropiado de un hangar en el predio de Aviación Civil. Por ello está imputado por los delitos de “negociaciones incompatibles con la función pública y defraudación en perjuicio de la administración, ambos en concurso real”.

Tan escandaloso ha sido este derrotero, que diferentes diputados de la oposición ya hicieron escuchar su voz de reclamo frente al accionar de la justicia salteña, como es el caso del diputado del Partido Obrero, Claudio Del Pla, quién denunció que el Poder Judicial salteño favoreció al Senador Nacional Juan Carlos Romero en las causas judiciales, y vinculó estas maniobras al gobernador Juan Manuel Urtubey. “Hay una operación política y judicial para establecer un blindaje, cerrando las causas emblemáticas de la corrupción en Salta: los grandes negociados con tierras fiscales y las operaciones de compra de tierras para viviendas con enormes sobreprecios”, sentenció Del Plá.

Por su parte, el diputado radical Humberto Vázquez sostuvo: “Nunca se ha verificado tanta gravedad institucional y esto nos lleva a presentar un pedido de jury a los magistrados del Tribunal de Impugnación…”

Las voces de la misma justicia salteña, también dejaron en claro que el pacto Urtubey-Romero después de aquel encuentro propiciado por el entonces ministro de Gobierno, Juan Pablo Rodríguez, había suscitado la paralización de todas las causas, a lo que el Fiscal ante la Corte Dr. Alejandro Saravia agregó con inusual llaneza: “Si el sistema político depende de un abrazo o no para acelerar o frenar causas judiciales estamos en el horno”.

¿Urtubey le prometió a Romero cerrar las causas en la Justicia y paralizarlas hasta que prescriban, sellando así un pacto de impunidad? Lo cierto, es que desde aquel encuentro y posterior abrazo, tan publicado por los medios de comunicación de Salta, ninguna de las numerosas causas penales se movió, y pareciera ser que tanto jueces como fiscales olvidaron todo lo actuado… Es evidente entonces que aquel 11 de marzo de 2016, Romero y Urtubey establecieron un acuerdo, en el que pactaron no sólo la paz sino también la impunidad sobre las causas que recaían sobre el ex senador, o bien los salteños deben presuponer que se movió todo el aparato judicial sobre falsas denuncias que sólo fueron parte de un gran montaje en medio de una campaña electoral.

Fuente: FM Profesional 89.9

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here