Todo por un voto

0

El siempre ocurrente y polémico, Alfredo Olmedo  recibió la bendición en un set televisivo de la Iglesia Evangélica para ser el próximo presidente. Olmedo se hizo conocido desde un primer momento por bastardear la política con sorteos y premios excesivos y después con un delirio sin fin de ideas regresivas y antiderechos. Podría decirse que a Olmedo nada le importa al momento de conseguir un voto. Ni el “circo” ni el ridículo son un límite para él. Pero lo más llamativo fue que esa “bendición” tan extrema “provocó” que tanto los pastores como Olmedo se terminaran hundiendo al ceder la tarima en la que se encontraban.

Es así, como entre delirante y bizarro, Olmedo hizo de su reciente conversión a la religión evangélica un verdadero show, bautizádose primero en una pelopincho y ahora recibiendo a modo de exorcismo esta suerte de “bendición”.

Con la intención de premiar a los policías que “saquen de combate” a un delincuente, casi como converso en sus expresiones al Islam, y más cercano aún a la Ley del talión, Olmedo sigue montado en erigirse en el nuevo presidente de los argentinos.

Mirá aquí las imágenes y sacá tus propias conclusiones:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here